Pisco Chileno, destilado de uvas con denominación de origen

El pisco chileno es un aguardiente de uvas acotado en las regiones de Atacama y Coquimbo, desde 1931 cuenta con una de las tres D.O. otorgadas en Chile. Es “elaborado por destilación de vino genuino potable, proveniente de las variedades de vides que determine el reglamento, plantadas en dichas Regiones”. El destilado se origina en las primeras colonias españolas y manifiesta la peculiar expresién de uvas aromáticas, principalmente moscateles, aclimatadas en zonas semi desérticas en el Norte chileno.

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Reddit

La clasificación oficial Pisco Chileno basa sus categorías por graduación alcohólica: 30 grados para Pisco Corriente o tradicional. 35 grados, Pisco Especial. 40 grados, Pisco Reservado y a partir de 43 grados, Gran Pisco. No obstante para entender y reconocer las sutilezas de este fidedigno aguardiente nacional deberiamos ordenarlos por su estilo, en relación a sus procesos de elaboración y/o posterior reposo.

Pisco transparente

El más puro y joven aplicando de una hasta tres destilaciones discontinuas —como marca la ley—. Representan a los piscos más delicados y aromáticos conjugando los tonos afrutados e intrínsecos de la uva. En este estilo, los piscos chilenos de avanzadilla han cosechado grandes reconocimientos internacionales.

Pisco de guarda

El Pisco chileno de guarda tras su destilación, son aquellos sometidos a una crianza en toneles de madera, preferentemente de roble y por un período mínimo de 6 meses. En su perfil baja la parte aromática de las uvas y adquieren tonos caramelizados de la madera.

Pisco chileno envejecido

Parten con una crianza mínima de un año y en esta mencién es posible encontrar cierta semejanza y calidad comparativa con reconocidos brandies europeos tales como el Cognac o Brandy de Jerez.

Pisco chileno artesanal

Tradicionales o hechos a la vieja usanza, buen número de ellos son procesados a partir de uvas enteras con diferenciadoras notas organolépticas, més intensas versus delicadeza. El Pisco chileno es muy valorado entre los consumidores locales.

EL CONSUMO DEL PISCO

Coctelería

El pisco chileno es una bebida bien dúctil para mezclar e inventar creaciones en mixología. Su popularidad llega al punto más algido en el tradicional pisco sour (limon, pisco, clara de huevo, azúcar). El pisco sour es recomendación casi obligada en la mayoría de los locales gastronomicos chilenos. También en combinados de tragos largos donde la “piscola” (pisco y bebida gaseosa de cola), es la reina en las sobremesas y fiestas populares.

Al igual que en otros destilados foráneos, la industria pisquera nacional ha sabido proveer de la materia prima adecuada para la coctelería en los segmentos específicos demandados.

Piscos que merecen beberse solos…

Término acuñado entre entendidos o sibaritas para resaltar las marcas que representan los piscos de alta gama, reconocidos y posicionados como excelentes digestivos en las mesas de mantel largo. Entre ellos destacan las referencias en piscos transparentes: Alto del Carmen, The essence of muscat, Waqar, Kappa, Mal Paso Premium, El Gobernador, Bauzá. Artesanales: Horcón Quemado 20 años, Los Nichos Espíritu de Elqui 45°. Envejecidos: Gran Nobel, Monte Fraile, Bicentenario, Tamaya.

Pisco chileno en la cocina

El perfume a uvas moscateles es un atractivo para que unos pocos y atrevidos chefs comiencen a entender las bondades del pisco chileno en sus preparaciones culinarias, sean saladas o dulces. Postres flambeados, helados o tortas aromatizadas con finos piscos ya son un hecho en contados restaurantes nacionales.

 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>